lunes, 24 de agosto de 2015

Una lenta recuperación española.

Coyuntura, España.

Ignacio Escañuela Romana.
24/08/2015.

Un poco de coyuntura pura y dura.

¿En qué momento está la economía española?. Es decir, ¿tiene fundamento para continuar la recuperación y acelerarla o estamos en un crecimiento débil y con pronóstico dudoso?.

No es sencillo responder a estas preguntas. La Reserva Federal norteamericana y todo su panel de economistas de prestigio anda enfrascada debatiendo si es el momento de subir los tipos de interés o no, en función de si la recuperación de su economía es sólida o no lo es. Por cierto, una recuperación mucho más fuerte y duradera que la nuestra.

Veo alguos datos generales para intentar hallar respuestas.

Gráfico de crecimiento económico: evolución del PIB, pero también una variable necesariamente conectada que es la evolución en la disponiblidad (lo que usamos) de acero.


Es evidente que la recuperación española no es ni fuerte ni profunda. Estamos en los comienzos y no podemos saber si se profundizará en 2016 y será larga.

Para saber dónde estamos es útil analizar los gráficos de estas mismas series en números índice. Digamos que enero 2000 es 100, entonces:



Voy a intentar explicarlo. La economía española ha perdido 8 años y todavía no ha recuperado los valores de producción previos a la crisis. Y mantenemos modestas tasas de crecimiento de entre el 2 y el 3%. Es más, si analizamos la disponiblidad de acero, nos podemos dar cuenta de que tenemos un muy serio problema de inversión que lastrará nuestro crecimiento potencial a largo plazo.

Dicho de otro modo, en Estados Unidos el Gobierno y la Reserva Federal estarían seriamente presionados por la opinión pública para realizar políticas de creación de crecimiento.

Dicho de nuevo de otra manera. El Gobierno da énfasis a la idea de que se está creando mucho empleo con menor crecimiento del PIB. Pero: ¿Es consciente de que esto significa que la productividad está totalmente estancada y, con ella, nuestras perspectivas a largo plazo?.

¿En qué entorno se da este crecimiento inicial y débil del PIB?.

Hay dos variables a las que quiero apuntar ahora, que configuran parcialmente el entorno de la economía española. Déficit público y tipo de interés.



Este saldo presupuestario negativo es consecuencia de la aplicación de los estabilizados automáticos en una situación de seria recesión: caída importante en los ingresos, aumento en los gastos por desempleo y otros.

Me pregunto si después de las próximas elecciones generales en España no se aplicarán políticas de reducción del gasto público para intentar equilibrar las cuentas. Y me pregunto por cuál será el impacto sobre el débil crecimiento económico. Mi impresión es que la zona euro está permitiendo mayor desequilibrio en los presupuestos públicos españoles por ser año electoral. Después, quizá, se acabó.

En cuanto a los tipos de interés, ésta es una variable importante que conecta mercado monetario con mercado de bienes y servicios. Es por una parte, lo que recibe una persona por ahorrar y aplazar su consumo. Y por la otra, lo que le cuesta a una empresa el dinero que solicita para funcionar y para invertir.

Como ya señalé en otro comentario, lo importante, en principio, son los tipos de interés reales: los nominales menos la tasa de inflación (la fórmula más exacta es un pelín más complicada, pero nominal menos inflación es una buena aproximación con números bajos).

Deflacto mediante IPC: es decir, si he pedido a un tipo de interés del 4% y devuelvo el dinero con una tasa de inflación del 2%, el coste en tipo de interés real será aprox. 2%. Porque el dinero con que devuelvo es más barato (vale menos en relación con los bienes y servicios).



MIRESP es el tipo de interés real interbancario a un año. ILPRESP es tipo de interés a largo plazo de la deuda pública.

Se observa que la deuda pública es relativamente cara (lo que es lógico, teniendo en cuenta el déficit público que hemos visto), mientras que el tipo de interés con el que se prestan los bancos entre sí ha sido incluso negativo durante muchos trimestres, pero está ahora rebotando en un entorno general de tasas de interés bajas.

En definitiva, la economía española está viviendo en un entorno de impulso fiscal y tipos de interés bajos. Y, a pesar de ello, su recuperación es incipiente y débil.

Me siguen preocupando productividad y saldo de la balanza de pagos. Es decir, qué pasará con nuestro crecimiento potencial a largo plazo, y cómo podremos financiar nuestras cuentas de intercambio con el exterior en un entorno sin duda muy hostil, como es la zona euro. Si alguien afirma que no lo es, sólo tiene que repasar las condiciones impuestas en el tercer rescate a Grecia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario