lunes, 29 de junio de 2015

Una sencilla reflexión sobre Grecia.

Ignacio Escañuela Romana.
29 de junio de 2015.

Valoraré y cuantificaré las propuestas del Eurogrupo, FMI, BCE y gobierno griego. Vaya por delante que el FMI está haciendo mucho daño en la zona euro. Pero ahora quiero dar una breve reflexión sobre la toma de decisiones económicas.

El gobierno griego se ha equivocado.

Tenía dos opciones. Ambas malas. Pactar con los acreedores y el FMI una continuidad de las condiciones, que configuraban un escenario negativo para el crecimiento económico a corto y medio plazo. Ya he cuantificado en el anterior artículo que lograr un superávit primario suficiente sin una quita, y sin crecimiento económico, es una entelequia económica.

La segunda posibilidad era salir del euro, recuperar una moneda nacional con la independencia macroeconómica que da, devaluar y quitar deuda (menos cantidad y/o menos interés y/o más plazo). Resultado: tremenda crisis a corto plazo, pero rebote de crecimiento a medio plazo. En este sentido, el próximo artículo es una cuantificación de la condición Marshall-Lerner para Grecia, que es la clave de la respuesta económica de crecimiento a medio plazo. También la cuantificaré para otros países de la zona euro.

Pero lo que no podía hacer es lo que ha hecho: amenazar con recuperar la moneda nacional dentro de una semana, tras un referéndum incierto, provocando un colapso absoluto de la economía griega.

De otro modo, o se sigue en el euro, o de la noche a la mañana no se está en él. El gobierno griego es el responsable, es el que toma las decisiones, no puede delegar, ni siquiera en un referéndum.

La responsabilidad de un gobierno elegido democráticamente es el tomar decisiones y propugnar su toma en los órganos legislativos. No lo ha hecho. Está provocando un colapso económico para justificarse. Incorrecto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario