lunes, 2 de febrero de 2015

Varoufakis frente a la troika.

1/2/2015.

Para entender la política económica griega de Syriza, recomiendo leer un artículo fácilmente accesible por internet: Yanis Varoufakis, Stuart Holland y James K. Galbraith "Una modesta proposición para resolver la crisis de la eurozona, Versión 4.0". Julio 2013.

Me voy a centrar en torno a la encrucijada griega. Que, por cierto, no es tan diferente a la española, a pesar de lo que afirman los medios de comunicación.


Supongamos que usted es el nuevo ministro de economía de Grecia y debe dar un marco de estabilidad macroeconómica y financiación a las políticas económicas globales del Gobierno. Debe garantizar que podrá dar financiación a la deuda existente, dar dinero para que todos los ciudadanos tengan suministros básicos garantizados, aumentar los salarios mínimos esperando que el impacto en la demanda agregada permitirá soportar la inflación de costes empresariales, relanzar las políticas sociales con más gasto. Sobre todo, abandonar la política de austeridad pública, reestructurar el pago de la deuda (una quita), mientras accede a financiación externa y sostiene un equilibrio en las cuentas externas.

Los datos son una pesadilla. Grecia debe 198.000 millones de euros a la zona euro y los países de la zona euro. Esto es más del 100% de su PIB. Es decir, debe directamente por los rescates más de lo que produce en todo un año.

La deuda global son unos 320.000 millones de euros... Es decir, una deuda claramente impagable.

[No tan lejano a España. 346.000 millones de euros debe el Estado a personas y entidades extranjeras. La deuda pública total supera el billón de euros acercándose progresivamente al 100% PIB. 1'78 billones aprox. es la deuda privada no bancaria. Incluyendo la posición bancaria, sobrepasamos en mucho el 300% del PIB, acercándonos probablemente al 400% PIB anual. Tendríamos que descontar los activos exteriores que poseemos, pero nuestra posición es claramente muy endeudada.]

Por cierto, el déficit comercial exterior griego sigue rondando el -10% PIB. A pesar de la deflación de los precios y la caída del PIB. Porque Grecia ha sufrido una tremenda ¡caída del 25% en la renta nacional desde 2008!.

 [El PIB español real no ha alcanzado todavía los niveles de 2008: está en términos reales un 3% inferior. Si esto ha generado en España pobreza e indignación, ¿qué se ha vivido en Grecia?.]


Varoufakis, Holland y Galbraith proponen en ese documento mencionado cuatro medidas:

1- Avanzar en la recapitalización de los bancos de la eurozona, acudiendo durectamente al Mecanismo Europeo de Estabilidad. En vez de ser su Estado el que recibe la financiación y decide.

2- Convertir una parte de la deuda nacional en deuda de la zona euro: bonos del BCE. Para así reducir el tipo de interés pagado por los Estados.

3- Lanzar un programa global de inversiones europeas, financiado por préstamos del Banco Europeo de Inversiones y del Fondo Europeo de Inversión.

4- Desarrollar un programa de emergencia social europeo, dedicado a financiar programas alimentarios y de suministros básicos. Pagado por la Comisión Europea, utilizando los ingresos que se han ido acumulando por cobros de intereses en las facilidades de crédito a los Estados.

A lo que se añadiría un quinto punto, que el documento consideraba deseable pero inviable en la zona euro:

5- La monetización de la deuda: el BCE emite dinero para comprar directamente deuda nacional. De hecho, el BCE empieza a comprar bonos públicos y privados por más de un billón de euros desde marzo de este año. Por lo que el documento consideraba imposible a una medida que el BCE acaba de poner en marcha.

La alternativa recogida en el documento es positiva, pero insuficiente para Grecia. Un programa de estímulos ayuda, así como una refinanciación en mejores condiciones. Pero inevitablemente la zona euro y el BCE tienen que negociar y acordar una quita en la deuda griega.

Cuando la deuda tenga unos plazos y niveles soportables y realistas: ¿tendremos un sistema sostenible?. Lo dudo. Estoy seguro que Varoufakis repasa una y otra vez el nivel de intercambios con el exterior y su signo. Compatibilizar crecimiento, pago de la deuda y equilibrio exterior es su gran reto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario