jueves, 19 de febrero de 2015

Una zona euro para reunirlos a todos...

19 de febrero de 2015.

Alemania rechaza cualquier adaptación de las condiciones a Grecia. La troika exige que el gobierno heleno cumpla con el pago integral de toda la deuda. Nada que negociar. Simplemente, el pueblo griego ve negada su capacidad de decidir. El gobierno heleno debe reconocer que es una colonia económica.

En consecuencia, todo esta claro. Un euro para practicar un meomercantilismo germano. Para atar al resto de países como mercados e imponerles devaluaciones competitivas. Adiós democracia, adiós.

La historia se irá repitiendo, gobiernos que quieran negociar unas deudas impagables para poder expandir algo su demanda, para poder atender a los derechos económico-sociales esenciales, y unas instituciones europeas al servicio del país más poderoso y, sobre todo, las grandes empresas, bancos e inversores.

No me importa decir lo que sigue, aunque sea tachado de utopía. Simplemente queda una sola opción práctica: salir del euro, recuperar la autonomía monetaria, realizar una reestructuración de la deuda (sí una quita: una reducción en los tipos de interés y las amortizaciones anuales), y una política subsiguiente expansiva, y de depreciación en lo que sea necesario.

Resultado: una violenta crisis inicial y a corto plazo. Pero un rebote sustancial e intenso a largo plazo, hasta volver a niveles sostenibles de crecimiento.

No encuentro otra opción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario