domingo, 8 de febrero de 2015

¿Soberanía y democracia?: el nuevo colonialismo en Europa.

8 de febrero de 2015.

Tsipras, primer ministro griego: "Grecia no puede ser chantajeada porque la democracia en Europa no puede ser chantajeada". Sin embargo, el BCE y Alemania quieren dictar a Grecia una bajada del salario mínimo, una reducción en las pensiones, la inadmisión de los empleados públicos despedidos.

Jamás hubiese creído, en los años 80, que llegaríamos a esta situación. Que entidades no electas creerían estar en la posición de dictar a los países europeos soberanos su política. Que un banquero se creería capacitados para decirle a los ciudadanos griegos que no tienen derecho a tener luz en sus casa, o a los jubilados griegos que sus pagas deben estar por debajo del mínimo de subsistencia.

Ahora me pregunto, ¿qué le ha pasado a Europa?. Y sobre todo, ¿estamos preparados para vivir sucesivos vuelcos electorales que cada vez serán más contrarios a la idea de una Europa unificada?.

Cuando digo Grecia, puedo incluir Italia, España, Portugal, Francia, Irlanda.

En el momento en que el BCE ha transmitido a Grecia que no iba a admitir de sus bancos bonos públicos griegos como activos a cambio de préstamos, en ese mismo instante, las instituciones de la zona euro han decidido hacer chantaje a la ciudadanía griega.

Lo triste es que ahora el gobierno griego debe elegir: entre permanecer en la zona euro y admitir esa política de austeridad, traicionando las urnas; o seguir una política económica propia, que estimule la economía y combata la pobreza, pero saliendo del euro y haciendo una quita unilateral de su deuda. Su liquidez le da unos dos o tres meses para decidir. Veremos.

Lo más penoso es que los gobiernos de Italia, Francia, España podrían realizar una acción conjunta para evitar esta situación. Acción que salvaría asimismo su propia soberanía nacional y desarrollaría una política de estímulo económico a escala europea. Simplemente bastaría con que transmitiesen a Alemania, el Banco Central Europeo y el resto de instituciones que no se va a admitir ningún chantaje contra una de las naciones miembros de la zona euro. Que se va a negociar cómo hacerlo y hasta qué punto se puede llegar.

Sin embargo, temerosos de posibles futuros chantajes y subidas de primas de riesgo, se quedan en silencio esperando que no les llegue en el futuro una situación como la de Grecia. Se equivocan, porque ya están en esa situación que compromete sus democracias quitando todo el valor del voto.

Por lo tanto, dependemos todos nosotros de Grecia y del valor de sus gobernantes y ciudadanos. El único país que hasta ahora ha sido capaz de levantar su voz y decir no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario