domingo, 15 de diciembre de 2013

Incertidumbre y catástrofe: el calentamiento global.


Ignacio Escañuela Romana.
15/12/2013.

En principio, hay dos límites inducidos al crecimiento económico a partir de los recursos naturales:


1. El agotamiento de recursos fundamentales. Por ejemplo, la reducción en la producción de petróleo que es un hecho inevitable en los próximos 15 años. Como no podemos disponer de ellos, la producción desciende.


2. La creación de polución y otros efectos adversos, como el calentamiento global, cuyo impacto es fuerte sobre la calidad de vida, la población y sobre la producción.


La tecnología es el factor que contrapesa esta evolución. La mejora tecnológica reduce la necesidad de uso de recursos, descubre nuevos inputs que hasta ahora no eran útiles y hace descender los efectos adversos de la producción (p.ej., la polución).

Pues bien, en ninguna de las estimaciones que podamos hacer un efecto tan negativo y dramático como el calentamiento global, con gases que permanecen en la atmósfera una media de 120 años, podrá ser compensada con la mejora tecnológica.

La actividad humana ha provocado el incremento de la concentración de gases de efecto invernadero, sobre todo (pero no únicamente) por la combustión de petróleo, carbón y gas:

- Nivel de concentración del dióxido de carbono preindustrial: 280 partes por millón en volumen (ppmv).

- Nivel actual de concentración: 400 ppmv.

- Incremento anual actual = 1'9 ppm por año desde el 2000. Pero se espera que la tasa se incremente.

A ese ritmo, en 2100 tendremos un mínimo de 546 ppmv, pero posiblemente bastante más. No sabemos, no obstante, si la tasa de crecimiento se mantendrá en ese valor, aumentará o se reducirá. Una industrialización universal con tecnologías con un ahorro de emisión pequeño podría disparar la concentración hasta 1200 ppmv.

En los últimos 650.000 años, la concentración ha estado entre 180 y 300 ppmv.

El CO2 y otros gases son parte del efecto invernadero, sin el cual la temperatura en la Tierra sería mucho más baja. El problema entonces radica en el efecto sobre la temperatura del aumento en la concentración y en el efecto de este incremento de temperatura sobre el clima.

Desde el siglo XIX el aumento de la temperatura a nivel de la superficie ha sido de 0'74°C (con una incertidumbre de 0'18°C, por lo que está entre 0,56ºC y 0'92ºC).  Un aumento actualmente de 0'12 ºC por década. Los incremento previstos para 2100 entre 1'1ºC y 6'4ºC. El Banco Mundial lo estima en un mínimo de 4 grados, pues las emisiones se aceleran. Se observa, en consecuencia, una enorme incertidumbre. De hecho, algunos expertos señalan una caída en el aumento desde 1995, pero todo ello está sometido a debate científico. Simplemente no sabemos lo suficiente: respuesta de los océanos, interacción entre capas de la atmósfera, ....

Los efectos incluyen:
- Aumento temperaturas en los continentes y océanos.
- Incremento nivel de los mares.
- Mayores fenómenos climáticos extremos.
- Reducción zonas árticas y antárticas con hielos.

¿Qué consecuencias económicas esperamos de este calentamiento?. No somos capaces de estimar con alguna precisión cuáles son. Pero sí sabemos que serán devastadoras.

Incluso en el escenario de una caída en el efecto climático de superficie de los gases invernaderos, la producción mundial per capita tenderá a descender por los efectos sobre el clima. Esperamos enormes tendencias migratorias, movimientos en la distribución de la población, modificaciones en los recursos industriales, carencia de recursos básicos como el agua en muchos lugares, cambios dramáticos en la agricultura,.....

Simplemente una catástrofe para la humanidad. No estamos haciendo casi nada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario