lunes, 29 de abril de 2013

La depresión económica española en comparación. ¿Perspectivas y salidas?.

Crisis económica española: comparación, perspectivas y soluciones.

Ignacio Escañuela Romana.
29/04/2013.

La depresión económica que vivimos en España se ha convertido en un hecho diferencial y característico de algunos países. Voy a intentar mostrar en datos que no es un recesión universal y que es preciso encontrar soluciones particulares para los Estados que, como España, se encuentran en una unión monetaria erróneamente concebida y diseñada.

Para mostrar que es una recesión diferencial voy a realizar una comparación entre cuatro países: Alemania, Francia, España, Estados Unidos.

Comienzo por el PIB trimestral real, que es una medida de la renta nacional real: una estimación de la producción real, descontando las variaciones en precios, trimestral, de todo el país. Quito, primero, la estacionalidad para evitar resultados erróneos.

Veamos el PIB real trimestral en número índice, y en dos períodos, uno desde el inicio de la zona euro hasta hoy, y otro desde el comienzo de la crisis a mitad de 2008.




Se puede observar que el PIB español se comportó por encima de los principales países de la zona euro, y de Estados Unidos, hasta el inicio de la crisis. Sin embargo, la depresión económica nos ha afectado mucho más fuerte y no se ve un cambio significativo en esta evolución. De hecho, Alemania y Estados Unidos han superado los niveles iniciales, mientras nosotros nos vamos hundiendo: ¡una reducción de casi el 6% y previsiones para este año de –1’5%!. Se trata de una caída que un país no puede soportar.

En medio de esta recesión que se ha convertido para España y otros países (Portugal, Grecia, Italia y otros) en un hecho diferencial: ¿Se ve la salida tras el túnel?.

La respuesta es NO. Veamos la tasa de inflación al consumo, armonizada, para Alemania, Francia y España. De nuevo, desestacionalizada y en números índice.



Aunque el IAPC no es un indicador exacto de la posición de precios frente al exterior, sí es un índice que nos aproxima a la evolución de esa posición.

Es decir, si nuestros precios se incrementan por encima de los de los países que son nuestros principales socios comerciales, y ese incremento se da de manera continuada, y dentro de una unión monetaria que no permite devaluar, entonces tendremos problemas con el saldo de la balanza de pagos por cuenta corriente frente al exterior. Más tarde o más temprano, tendremos que reducir la demanda agregada, y en medio de una recesión, disminuir importaciones, aumentar exportaciones y equilibrar el saldo. En esa recesión estamos.

Y lo que nos dice el índice de precios comparado es que los nuestros han crecido en comparación demasiado. De ahí que tengamos problemas con el saldo exterior. Increíblemente, el Ministro español de Economía afirma que el reequilibrio del saldo exterior que se observa indica que vamos a salir a medio plazo de la crisis. ¡Un estudiante de primer de Economía sabe que es el resultado de la depresión económica y que volvería a pasar a números negativos si se diese el más mínimo crecimiento económico!. 

Porque: con la depresión diferencial, ¿hemos podido equilibrar nuestros precios relativos?. La caída brutal en la demanda agregada, el crecimiento del paro, la caída de los salarios y las condiciones pésimas del trabajo: ¿han permitido que nuestros precios crezcan por debajo dándonos mejores perspectivas de equilibrio externo con crecimiento?.

Veamos los datos.

 
 
Se puede observar claramente que los precios españoles siguen creciendo por encima de los alemanes o franceses. A pesar de que nuestra economía cae en picado, no hemos podido  equilibrar nuestra posición. Seguimos ofreciendo bienes y servicios cada vez más caros.

No es extraño que nuestras perspectivas no mejoren. Ya he detallado anteriormente las opciones por orden de preferencia:
- Alemania lidera un programa de expansión fiscal y de la demanda interna de los principales países de la zona euro. El tirón permite sacar a España y los demás de la depresión.
- Si no existe este programa. España abandona el euro, realiza una quita de deuda, deprecia su moneda. Sé que esta opción se considera generalmente una locura, pero en medio de una zona monetaria dedicada a la austeridad, dentro de un país con precios excesivamente altos, no hay más alternativa. ¿O  preferimos seguir creando paro y pobreza?. La única razón por la que Islandia ha salido de la crisis es que no está atada por el euro, y puede y ha querido aplicar programas de expansión.

Salir del euro, depreciar y quitar deuda, imponer programas de expansión de la demanda, sólo originarían una contracción económica a corto plazo. Seguir con la política actual nos llevará a prologar esta depresión, dañnado nuestras perspectivas de crecimiento a largo plazo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario